Celebremos Junto a María este 8 de diciembre

Vos, tu amor y el ¡Si! que posibilito que toda la historia del mundo tuviera sentido….

María, la mujer pequeña de edad y cuerpo, pero inmensa de Espíritu que, enfrentándose al miedo, se atrevió a darle forma y humanidad al sueño más grande de Dios… Regalarnos a su Hijo, que Él llegara a nosotros y que en Él tuviéramos Vida nueva y eterna.

Por momentos, pensar en nuestra Madre, nos llena de admiración incluso, a veces, de incredulidad…. Por qué una mujer tan joven diría que si a una idea tan inmensa? Por qué entregaría su vida a un proyecto tan grandioso? Por qué pondría en juego todo cuanto deseaba hasta ese momento? Por qué? Por qué?...

Porque ella, en su pequeñez, en su inmenso amor, entendió que no renunciaba, no dejaba, no perdía…. María, incluso en el dolor, abrazó todo lo que Dios había soñado para ella, todo, lo bueno y lo malo…. Y en eso amó, en lo cotidiano… En un embarazo no esperado, pero amado…. En una vida humilde, pero disfrutada… Postergando siempre la comodidad propia, pero estando siempre al servicio del necesitado… En la crianza de un hijo diferente, pero grandioso…. En soltar la vida que había soñado, pero abrazando un proyecto más inmenso aun… En la entrega de un hijo, sabiendo que ahí nacía una nueva historia…

Esta es María, la mujer inmensa que encontró en el Si cotidiano, su camino de amor a la Santidad. La que sonreía ante la grandeza de Dios en ella y los que la rodeaban, y la que lloró con amor profundo cuando sintió su corazón romperse, pero sabiendo que desde ahí su Maternidad se extendería a toda la humanidad.

Ojalá siempre encontremos en ella la fuerza para caminar hacia nuestros sueños, sabiendo que no siempre será fácil, pero que lo que nos espera al final del recorrido es algo grandioso, propio de los sueños de Dios para nosotros. 

 (Gracias Sole Pica por el hermoso texto )

 Celebremos Junto a María este 8 de diciembre 

  Saludo Fraternal

Comisión de Pastoral Scout Católica

3

Valora este artículo
(2 votos)
volver arriba
  • La religión es una cosa bien sencilla: primero, amar y servir a Dios, segundo amar y servir al prójimo.

    Robert Baden-Powell
    La religion

  • El niño no aprende lo que los mayores dicen, sino lo que ellos hacen.

    Robert Baden-Powell
    El niño
  • La felicidad no procede de ser rico, ni siquiera del éxito en la propia carrera, ni de concederse uno todos los gustos. Un paso hacia la felicidad es hacerse sano y fuerte cuando niño, para poder ser útil y así gozar de la vida cuando se es un hombre.

    Robert Baden-Powell
    La Felicidad