×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 4543

Diario La Nación, BsAs: Ayuda a los sin techo,una comida solidaria en la Plaza de Mayo

Por Agustina Mac Mullen  | LA NACION
Más de 60 personas que viven en la calle se sentaron a una mesa instalada por voluntarios de la Red Solidaria

Detrás del calor y el color del Mundial, más allá del fervor en las calles, está el drama de las deudas con las personas más vulnerables de la ciudad: aquellas que deben lidiar cada día y cada noche con el frío, el hambre y la falta de una cama donde dormir. Para enfrentar esa deuda, la Red Solidaria montó una nueva campaña para asistir a quienes no tienen techo con alimentos y abrigos.

"No mata el frío, lo que mata es la indiferencia", fue la consigna en la noche del viernes, cuando más de 60 personas en situación de calle se sentaron a comer a una mesa de madera instalada en la Plaza de Mayo. A pesar de las bajas temperaturas, los comensales y los voluntarios discutieron sobre fútbol, festejaron un cumpleaños e incluso hicieron chistes. Fueron casi una familia.

A las 20, el olor a tuco y a cebollas salteadas fue despertando el hambre de los sin techo, que se acercaron tapados con frazadas a la Plaza de Mayo. Diez voluntarios de la Red Solidaria -fundada por Juan Carr- prepararon fideos en una olla gigante, ayudados también por los Scouts de Argentina. Mientras unos acomodaban el mantel, los cubiertos, los platos, los vasos y las servilletas, otros armaron una carpa para resguardar el largo tablón de madera instalado sobre la avenida Rivadavia al 400, casi enfrente de la Catedral Metropolitana.

Todos esperaban comer a las 21, pero el agua demoró en entrar en hervor y los fideos se hicieron esperar hasta pasadas las 22. Nadie se quejó, y la espera fue matizada con chistes. Hugo Medina, un hombre de 63 años, de Ituzaingó, le dio un "ultimátum" al cocinero: "¡No puedo esperar más. Te voy a masticar un zapato!". Medina intenta tomarse la vida con humor desde que se quedó en la calle, cuando su imprenta se fundió, hace más de diez años. Ahora duerme en la entrada del subte A, en la plaza, y dice que ésa es su nueva casa.

Los demás invitados a la cena caliente permanecieron sentados alrededor de la mesa; algunos tomaron una sopa de zapallitos para aguantar la espera. Entonces asomaron, poco a poco, las vivencias de la calle. "Esta mañana me robaron las zapatillas mientras dormía. Podría hacerle lo mismo a otro pibe, pero prefiero quedarme en patas", dijo Nahuel Avendaño, un joven de 22 años que calzaba ojotas, a pesar del frío. Avendaño es de José C. Paz, pero deambula por las calles del centro porteño desde que su papá falleció de un coma alcohólico, hace tres años. Nunca conoció a su madre, que los abandonó cuando él nació, y ahora espera que su único hermano, Ezequiel, salga de la cárcel.

Jorge Núñez, de 35 años, es de General José de San Martín, Chaco, y vino a la Capital hace tres meses para buscar trabajo. Desde entonces se pasa el día caminando por las calles del centro porteño y a la noche duerme en el parador de Retiro, en Gendarmería Nacional al 500. Lo que más le preocupa, dice, es mantenerse limpio y presentable por si aparece una entrevista: "Lavo mi ropa en Puerto Madero, por eso todavía la tengo húmeda", dijo, mientras se tocaba con las palmas el pantalón de jean helado.

Pasadas las 22 llegó la hora de comer. Los platos llenos de fideos con tuco y verduras fueron completando la mesa y durante los primeros minutos aplacar el hambre dejó a todos "mudos". Hasta que un voluntario propuso cantarle el "Feliz cumpleaños" a Carlitos, uno de los comensales, que recibió el gesto masticando rápido y con los ojos brillantes. Algunos se pararon para darle un beso y otros, en cambio, le tiraron servilletas de papel como si fuese papel picado.

Sentarse a comer como cualquier familia, de eso se trató la cena que preparó Red Solidaria, en la que tampoco faltaron las discusiones sobre la final del Mundial. "Esto me hace acordar a la mesa de mi casa", dijo Silvia Suárez, una mujer de 44 que es de Campana, pero vive en la calle desde se quedó sin trabajo, hace cuatro meses.

"Lo que más extraño de tener un techo es la comida, mi cama y un televisor para poder ver al seleccionado argentino. Acá me siento contenido y me olvido de lo que me falta por un rato", agregó Javier Benítez, un hombre de 31 años que fue despedido de su trabajo hace una semana y tuvo que dejar la habitación que alquilaba en la villa 31, de Retiro.

MUCHO MÁS QUE UNA MESA

Proteger a los más pobres del frío y del hambre es el principal objetivo de esta campaña de la Red Solidaria, que con la ayuda de otras 14 organizaciones monta todos los viernes mesas en distintas plazas de la ciudad para darles de comer a quienes no tienen techo. "La gente se va a dormir abrigada y con el estómago lleno. Eso es fundamental para que no les agarre hipotermia durante la madrugada", explicó Racu Sandoval, voluntario de la Red.
Sandoval confirmó que habrá más mesas en Plaza de Mayo, plaza Lavalle y la plaza del Congreso hasta el último viernes de agosto. "Acá no se entabla una relación de asistencia, sino de pares. Para quienes no tienen nada, compartir la mesa al menos una vez por día es muy importante."
Fuentes de la organización señalaron que también instalaron una oficina en Plaza de Mayo, que todos los días, entre las 20 y las 23, recibe donaciones de frazadas, ropa y alimentos no perecederos. Quienes quieran colaborar con la campaña pueden escribir un correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o informarse a través de las redes sociales: www.facebook.com/mundoinvisible.

ORGANIZACIONES MANCOMUNADAS

La campaña Frío Cero, que desde hace diez años organiza la Red Solidaria, cuenta con el apoyo de otras 13 organizaciones: Scouts de Argentina, Sumar Solidario, Amigos en el Camino, Ayuda Urbana, River Solidario, Boca Social, Racing Solidario, Soledad Cero, Rosario Solidaria, Caminos Solidarios, Un Minuto de Vos, Universidad Metropolitana (Umet) y Mundo Invisible..

http://www.lanacion.com.ar/1710030-ayuda-a-los-sin-techo-una-comida-solidaria-en-la-plaza-de-mayo

volver arriba
  • La religión es una cosa bien sencilla: primero, amar y servir a Dios, segundo amar y servir al prójimo.

    Robert Baden-Powell
    La religion

  • El niño no aprende lo que los mayores dicen, sino lo que ellos hacen.

    Robert Baden-Powell
    El niño
  • La felicidad no procede de ser rico, ni siquiera del éxito en la propia carrera, ni de concederse uno todos los gustos. Un paso hacia la felicidad es hacerse sano y fuerte cuando niño, para poder ser útil y así gozar de la vida cuando se es un hombre.

    Robert Baden-Powell
    La Felicidad