Bendito Mes de Ramadam! Salam Aleijum!

Ramadam¡Queremos hacerles llegar a todos nuestros hermanos scouts musulmanes nuestro anhelo de que esta práctica de su Fe sea fructífera en su vida en honor a Alah!.

Ayer comenzó el bendito mes de Ramadán, uno de los pilares del Islam, el mes del ayuno de los musulmanes, con el inicio del noveno mes del calendario islámico.

 A través del ayuno el musulmán incrementa su paciencia y su auto control, se > acostumbra a controlar su ego, cumplir con sus responsabilidades y tener paciencia ante las dificultades, pero también hace que el musulmán comparta el dolor que sienten aquellas personas necesitadas y lo lleva a ser más solidario y caritativo.



El ayuno es también una purificación del cuerpo y del espíritu además de procurar la protección de Dios.

Los musulmanes se rigen por el calendario lunar y durante los 28 días de este mes, desde la salida del sol hasta su puesta, deben abstenerse de ingerir comida, bebida o fumar y no deben tener relaciones sexuales.

Específicamente en Ramadán los musulmanes deben abstenerse de los malos pensamientos y realizar buenas acciones. Para cortar el ayuno es costumbre -a la caída del sol y después
de hacer su 4ta oración del día- ir a las mezquitas donde se ofrece comida para todos aquellos fieles que se acercan.

 La obligación de realizar el ayuno se extiende a todos los musulmanes mayores en pleno uso de razón y libre de impedimento y excusa. Los niños, enfermos crónicos, ancianos débiles están exentos, lo mismo ocurre para los viajeros, mujeres embarazadas o que estén amamantando o en periodo menstrual o de puerperio pero con la obligación de recuperar los días no ayunados. (extraído de la Agencia Islamica de Noticias, 16/jun/15)

Valora este artículo
(3 votos)
volver arriba
  • La religión es una cosa bien sencilla: primero, amar y servir a Dios, segundo amar y servir al prójimo.

    Robert Baden-Powell
    La religion

  • El niño no aprende lo que los mayores dicen, sino lo que ellos hacen.

    Robert Baden-Powell
    El niño
  • La felicidad no procede de ser rico, ni siquiera del éxito en la propia carrera, ni de concederse uno todos los gustos. Un paso hacia la felicidad es hacerse sano y fuerte cuando niño, para poder ser útil y así gozar de la vida cuando se es un hombre.

    Robert Baden-Powell
    La Felicidad